Crop child at table with school supplies

Hábitos de trabajo

LOS PRIMEROS HÁBITOS DE TRABAJO

Los hábitos de trabajo son tratados en todos los centros escolares, desde el inicio de cada curso, y de forma apropiada para cada edad. 

Aunque es seguro que nuestros hijos e hijas van a tratar los hábitos de estudio/trabajo en su colegio, sin duda, también podemos ayudarles desde casa. Hemos de pensar que para que nuestros hijos lleguen a tener unas  buenas técnicas de estudio es necesario que previamente tengan unos buenos hábitos de trabajo.

¿Cuales son las bases para que cada niño/-a pueda desarrollar unos buenos hábitos de trabajo desde sus primeros años, durante  el periodo de la Educación Infantil?

  • Disponer de un espacio o área de trabajo, libre de distracciones (TV, ordendor, tablet,…), ordenado, y con buena iluminación.
  • Tener la costumbre de trabajar diariamente sentado en una mesa, ya sea con juegos de mesa (rompecabezas o juegos de construcción, por ejemplo), pintando o dibujando, modelando formas con plastelina, “leyendo” o prestando atención a los dibujos de lo que nosotros le leemos, todo ello sin levantarse constantemente (los tiempos y actividades tienen que ser apropiados para cada edad).
  • Establecer una planificación para trabajar cada dia, marcando un tiempo preestablecido.
  • “Premiar” el cumplimiento de ese horario (no con regalos).
  •  Evitar que el niño o la niña se enfrente al tiempo de “trabajo” con hambre.
  • Vigilar que se siente en una postura correcta (cuando trabaja y cuando come) y evitar que lo haga sentado en el sofá o el suelo.

Cuando nuestros hijos  empiezan la Educación Primaria debemos mantener la vigilancia sobre el espacio y la postura para trabajar, continuar con un horario preestablecido a cumplir, premiarlo y, por descontado, evitar que todo eso lo hagan con hambre. 

Es  el momento de empezar a enseñarle a trabajar de forma autónoma, sin olvidar que todavía necesita nuestra presencia de forma bastante constante. Eso quiere decir que paulatinamente debemos ir alejándonos del niño/-a cuando trabaja, manteniéndonos en su campo de visión al principio, durante todo el primer ciclo de primaria, pero dándole instrucciones que debe resolver sólo/-a y acudir a su lado cuando nos lo pida porque tiene una dificultad concreta. 

Lo mejor es que sigamos  las pautas que el colegio nos vaya dando y que si no encontramos el camino para adecuado para conseguir esos objetivos consultemos con el centro escolar o con un especialista de confianza sobre las dificultades concretas que van surgiendo.

 

Montse Orpi, psicóloga especialista en refuerzo escolar.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Para obtener más información sobre las cookies de esta web, consulte nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies