Happy siblings collecting rubbish on a sunny day

El arte de priorizar (valores)

Con el ritmo de vida actual, muchas veces nos sentimos impotentes para llegar a todo, así que nos vemos obligados a escoger y organizar el orden en el que atender todas nuestras tareas y obligaciones. Desgraciadamente, esa es una asignatura que nadie imparte.

En muchos foros empresariales sobre la gestión del tiempo se utiliza una imagen muy gráfica sobre este asunto, la historia de las piedras y el frasco de cristal, que no se bien a quien se atribuye, pero que puede servirnos también para la educación y crianza de los hijos.

En un foro con profesionales del mundo empresarial un conferenciante, antes de empezar a hablar, puso encima de la mesa un frasco de cristal de boca ancha y 12 piedras grandes (del tamaño de un puño) y empezó a colocarlas dentro una a una. 

Cuando ya no cabían más piedras en el tarro preguntó al público ¿está lleno este jarro? A lo que todos contestaron: ¡Si!, pero el conferenciante insistió: ¿están seguros? e inmediatamente sacó un cubo con pequeñas piedras de construcción y echó unas cuántas en el tarro de vidrio, lo removió un poco para que cayeran por los huecos entre las piedras grandes y volvió a preguntar ¿está lleno este jarro? En esta ocasión el auditorio, que ya estaba sorprendido respondió: “probablemente no”, intuyendo un nuevo golpe de efecto del conferenciante.

¡Muy bien! Respondió el expositor y esta vez sacó una bolsa llena de arena e hizo lo mismo que con las piedras pequeñas, hasta que volvió a preguntar ¿está lleno este tarro? En esta ocasión los asistentes respondieron claramente: ¡no! pues no querían verse sorprendidos otra vez en un renuncio.

El conferenciante volvió a felicitarlos ¡muy bien!, dijo sacando una jarra con agua y vertiéndola sobre el tarro hasta llenarlo completamente. Pero en esta ocasión el conferenciante cambió la pregunta ¿Cuál creen que es la enseñanza de esta demostración?

Varios asistentes dieron su punto de vista espontáneamente hasta que él dijo: la enseñanza consiste en qué si no pones las piedras grandes primero, no podrás ponerlas en ningún otro momento. Pues bien, esto es priorizar, poner las piedras grandes primero. 

Cuando hablamos de educación y crianza de los hijos, las piedras grandes son LOS VALORES como el valor por el esfuerzo, la tolerancia, la empatía, los valores morales, el compañerismo o la comunicación afectiva. También incluiríamos entre las piedras grandes el concepto numérico y la comprensión lectora, esenciales para todos los aprendizajes y la relación con nuestra sociedad, todo lo demás (fracciones, ecuaciones, gramática, idiomas, tecnología…)  se distribuye entre piedras pequeñas, arena y agua. Cada familia le dará la importancia que crea más conveniente a cada una.

Montse Orpi, psicóloga especialista en refuerzo escolar.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Para obtener más información sobre las cookies de esta web, consulte nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies