Schoolgirl solving mathematics calculations on green board in classroom at school

Ayudando a nuestros hijos a aprender matemáticas

 

Que en el colegio aprenderán matemáticas, no hay ninguna duda. Pero nosotros, cómo padres, podemos hacer mucho respecto al aprendizaje de las matemáticas de nuestros hijos.

1. Jugar con las matemáticas. Reservar un espacio semanal para poder jugar a juegos de mesa con nuestros hijos.  Los juegos ayudan a calcular, pensar estrategias desarrollar la lógica y el ingenio, concentrarse, ser creativos. Ajedrez, parchís, dominó, cartas, risk. ¡Incluso podéis crear vuestro propio sodoku!

2. Las nuevas tecnologías. Hoy en día existe una gran variedad de aplicaciones y programas que permiten al niño aprender de una forma más entretenida. Si su uso le resulta divertido, por fuerza su aprendizaje será mayor. Es posible que en el centro escolar de tu hijo conozcan algunas, anímate a preguntarles.

3. Haz que tu hijo comprenda el valor que las matemáticas tienen en su vida diaria. Deja que te acompañe a la compra y enséñale a contar, juega a la compra-venta de juguetes en casa (no necesitas mucho, basta con algún dinero de juguete que fácilmente puedes imprimir y recortar y lo que ya tengas en casa). Cuando vayáis por la calle haz que se fije en los números de los portales. Podéis jugar a pares e impares. Jugad a buscar determinado número en las matrículas de los coches y las motos.  ¡Y que no se te olviden las señales de tráfico! Háblale de la importancia de los números para poder conducir, especialmente si le entusiasman los vehículos.

4. Cuando ayudes a tu hijo con los deberes acompáñale pero no resuelvas todas sus dudas. Invítale a la reflexión, a descubrir las respuestas por sí mismo. “¿Crees que se podría resolver de alguna otra manera?” “¿Estás seguro de que esta es la única solución?”

5. Cuando se equivoque no le penalices. Pero, en cambio, muéstrale cómo ese error nos lleva a buscar otras respuestas diferentes y, por lo tanto, aprender. Cuando lo haga bien recompénsale pero nunca con regalos. Valora el esfuerzo que ha puesto en ello independientemente del resultado. 

6. Anímale a usar materiales didácticos, que pueda manipular y que le ayuden a desarrollar capacidades lógicas, entender conceptos y consolidar conocimientos.  Por ejemplo: bloques de construcción, rompecabezas, piezas con texturas, formas y colores, un reloj de madera, ábaco, tangram etc. El ser humano aprende haciendo, no lo perdamos de vista. Una forma divertida de aprender sobre cantidades y medidas es pasar una tarde en la cocina, haciendo un bizcocho entre todos.

7. Ten paciencia, cada niño aprende a su ritmo. Déjale disfrutar de sus nuevos aprendizajes sin presión alguna. Evita expresiones como “a tu edad ya deberías saber esto” No sólo no le estás incentivando, sino que aumentas su inseguridad y su miedo, con lo que es mucho más probable que no aprenda.

Por último, no te olvides de consultar con el centro escolar para todo lo referente al aprendizaje de tus hijos. Piensa que se trata de profesionales con años de experiencia y que podrán servirte de orientación respecto a los objetivos a conseguir y la manera de lograrlo.

Lorena Martín, maestra de educación primaria.

 
 
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Para obtener más información sobre las cookies de esta web, consulte nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies